top of page

Nostalgia de humanidad


Nací en la década de los 80´s, una infancia en la que todavía se olfateaban los momentos familiares largos. Experiencias de poca producción pero mucha entrega.




La transformación tecnológica durante estas décadas ha logrado una velocidad inalcanzable.


Las conversaciones a los ojos con apertura corporal, oídos bien atentos, sensaciones y temperaturas parecen estar en obsolescencia.Yo no quiero que pierdan vigencia, pero la velocidad de querer saber tanto, experimentar tanto, probar de todo, tener de todo, vivir todo lo posible se ha convertido en un desgaste que parece devorar a las propias personas.


El espejismo de la velocidad para comunicarnos por medios electrónicos se devora la posibilidad de tejer los procesos humanos.





¿Hace cuánto te diste una tarde de tranquilidad?

¿Hace cuánto hiciste algo sin querer saber el resultado de tu actividad?

¿Hace cuánto te diste tiempo para vivir la vida sin expectativas?



La vida no necesita resultados, el mundo no necesita que lo cambies, la vida quiere ser vivida y el mundo quiere ser cuidado y experimentado.


Que hoy sea para ti un momento de pausa, una posibilidad de sentirte, para que cuando sepas más de lo que realmente pasa en ti, sin duda tu capacidad para comprender lo que le pasa a otros será más grande.


Disfruta de lo que es gratis, recibe los regalos en colores, olores, sensaciones, convivencia, imaginación que cada día la vida nos da.


Aún nos queremos humanos.

16 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page